Miércoles, 16 Mayo 2012 09:00

Las 7 Energías Mágicas de Sanación II

Valorar este artículo
(1 Votar)

KRYON: Conferencia dada por David Brown en Freiburg, Alemania 2/7

Traducción: Giselle Barilleau.  De: Ada Guzman.  Mayo 2, 2010

Eso es lo que todos quieren, eso es lo que todo niño desea: amar y ser amados. Nuestra naturaleza es amar y ser amados.

Pero lo que sucede en la infancia es que cuando el niño es herido reacciona de cierta manera. Obviamente al niño no le gusta ser herido. Y hay muchas formas de lastimarlo: puede ser a través de la vergüenza o de la herida. De esas dos energías vienen otras energías. Estas son el amor, el miedo, la ira y la tristeza. Y estos sentimientos continúan jugando un rol en nuestras vidas, recreando, regurgitando nuestra infancia una y otra y otra vez. Una y otra y otra vez. Y este es un viaje hacia la conciencia, ésta es la manera en la que está diseñado: hemos elegido a nuestros padres para atravesar nuestras lecciones. Y si leen los libros de Kryon, van a encontrar en algún lado que aquellos más cercanos a nosotros son los que más nos hieren.

Nos volvemos exactamente como nuestros padres. Exactamente.

Y por mucho que odien la idea, por más que no lo crean, nos volvemos exactamente como nuestros padres. Podemos ser exactamente lo opuesto, pero ser exactamente lo opuesto es ser exactamente lo mismo.

Ellos tienen exactamente las mismas heridas que ustedes, y tienen exactamente las mismas energías de amor y cuidado que ustedes. Todo lo que sus padres tienen, ustedes lo tienen. Lo que sea que ellos no tienen, ustedes no lo tienen. Y en este trabajo que he estado canalizando, hay dos relaciones que estuvieron involucradas, hay dos relaciones que son las más importantes.

Primero que nada tenemos al niño y su relación con sus padres; la segunda relación es la de sus padres como marido y mujer.

Nuestros padres son los dioses de nuestra infancia. No importa cómo se comporten, el niño es como una esponja que absorbe ese comportamiento, esas emociones. Ya que lenta pero seguramente, paso a paso del camino, nos volvemos exactamente como nuestros padres y su relación entre ellos.

Esto es ley. Así es exactamente.

Y el viaje a casa es para conectarse con el Padre Cielo, que es el padre arquetípico, el padre que tiene todos los bellos aspectos de un padre. Lo mismo ocurre con la madre, lo hacemos para reconectarnos con la madre arquetípica, conectarnos con la madre verdadera, permitiéndonos ser nuestro padre y madre en esa manera arquetípica.

La otra relación, entre marido y mujer, una vez más es para aprender a relacionarnos, para permitir que lo masculino y lo femenino se fusionen. Toda creación proviene de la fusión entre lo femenino y lo masculino. Se necesitan esas dos energías para hacer cualquier cosa. Eso es lo que el amor es. Es la fusión de lo masculino y lo femenino.

Mientras sigo hablando, quiero que observen sus cuerpos, y que simplemente sientan lo que están sintiendo. Si están enojados, está bien. Si están tristes, está bien. Si sienten miedo, está bien. Si sienten amor, y sé que todos quieren sentir amor, también está bien.

El problema empieza cuando comienzan a combatir esos sentimientos, porque en el centro de toda emoción existe un aspecto de su niño interior. Es un aspecto del niño lastimado. Nuestros sentimientos son los guías para saber dónde se encuentra este niño lastimado. El único momento en el que pueden ver a este niño es cuando crean una realidad negativa en sus vidas.

Siempre soñamos con una vida llena de amor y de alegría, de éxtasis y de felicidad. Pero siempre hay algo que interfiere con esa energía, con ese sueño.

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 479 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.