Lunes, 25 Mayo 2015 15:14

Reflexionando sobre Refranes III

Valorar este artículo
(2 votos)

¡Cuántas personas por decir la verdad o expresarla en comentarios o escritos y, aún más grave en denuncias documentadas, van a prisión, son juzgadas, encarceladas y lamentablemente en muchos casos ejecutadas o asesinadas!

Hay verdades que duelen incomodan, molestan, complican acciones y negocios ilícitos y por ello sus exponentes arriesgan su libertad, sus economías y hasta sus vidas al expresarlas.

Aun en los países con división de poderes y justicia activa y efectiva, decir la verdad puede ser un riesgo y esto no solo en el campo político.

Muchos empleados honestos han perdido sus empleos por decir la verdad, así como profesores y académicos y en todas las actividades de la vida. Muchas veces cuando tenemos conocimiento de algo delicado y grave, por ejemplo, en una relación de pareja decir la verdad a un amigo o amiga, nos sitúa ante un grave dilema y nos obliga a evaluar y analizar las consecuencias, antes de contar la verdad.

Por ello la vida nos pone a prueba muchas veces con verdades que no solo afectan a otras personas, sino que también nos complican y trastornan a nosotros mismos. Por ello pienso que la verdad nos obliga a reflexionar con hechos de terceros pero también con nuestra propia actitud y capacidad y evaluación de que es más sano para todos y más sabio en cuanto a minimizar el daño y mal que puede ocasionar callar o decir la verdad.

Estos son hechos de vida que nos generan debates internos y las voces interiores de nuestra conciencia y responsabilidad nos puede quitar el sueño.

No hay reglas claras ni fijas, que yo conozca, que se apliquen a todos los casos.

Las valoraciones no son sencillas, están valores morales, sentimentales, económicos, legales y otros por lo que la verdad sobre decir la verdad, valga la redundancia, es definitivamente en su primera instancia y circunstancia, una decisión muy personal y una prueba que nos forma y define.

Todo lo anterior expresa el por qué la verdad a veces tiene muchos rostros, dependiendo desde qué lado miramos, valoramos y sentimos y si solo vemos una parte de ella o toda.

La verdad puede ser también tu verdad, pero no la de otros.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Regresar a... 
 
Leído 615 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.