Miércoles, 08 Octubre 2014 17:23

La Paciencia

Valorar este artículo
(1 Votar)

“La paciencia es una virtud, excepto cuando se trata de apartar los inconvenientes”.  Margaret Thatcher.

“Tened paciencia y tendréis ciencia”.  Baltasar Gracián.

Con la introducción de estos pensamientos, lo primero que debo destacar es mi preocupación de confundir la virtud de la paciencia con la derrota de la resignación.

En la investigación y la ciencia hay mucha necesidad de paciencia, pero jamás de la resignación, equivalente esta última a la renunciación.

Los seres humanos debemos aprender a entender y aplicar la paciencia según cada caso y circunstancia. Con una anécdota de mi vida familiar, trataré de graficar lo que es la paciencia. Eran los días de navidad y mi esposa arreglaba el árbol navideño con mi pequeño nieto de cerca de 3 años de edad. Él, muy inquieto con sus manos llenas de adornos navideños, presionaba para ayudar a decorar el árbol. Mi esposa le dijo que había que tener mucha paciencia; y él, mostrando todos los adornos en sus manos, le contestó que tenía muchas paciencias para ayudarla. Era la primera vez que escuchaba dicha palabra y pensó que los adornos navideños eran “las paciencias”. Por ello hay que explicar a niños y jóvenes y enseñarles con casos prácticos lo que es la paciencia, en otras palabras, saber esperar, pues cada asunto en la vida tiene su tiempo. Vivimos en un mundo con el acelerador a fondo, llenos de prisas y atropellamos, en los intentos de alcanzar lo que deseamos, los tiempos que requiere cada asunto.

Los jóvenes quieren gozar de lo que tienen los adultos, desde conducir vehículos antes de la edad requerida, hasta comportase como ellos en todos los campos; y por ello, los excesos en sexo, drogas, alcohol y más.

Los adultos queremos poseer y adquirir de todo con anticipación al tiempo y circunstancia de recursos, que permitan hacerlo. Aquí el crédito es la herramienta que, cuando se maneja irresponsablemente, arruina muchas vidas aprovechando la impaciencia de mucha gentes por adquirir cosas.

Se quiere ser y tener saltando etapas y ello genera corrupción, fraude, crimen y muchos males.

La paciencia, es para mí la virtud de entender los tiempos de cada cosa o asunto y saber esperar y aprender.

Si un delicioso postre o plato de comida requiere un tiempo para alcanzar su perfecta preparación, debemos tener paciencia y saber esperar para disfrutarlo.

En todo se aplica esta regla, pero el problema es conocer los tiempos correctos para no caer en la resignación o el apresuramiento.

La vida y la felicidad se logran con los equilibrios entre la paciencia y la impaciencia y/o resignación.

A continuación concluyo recomendando a los lectores a vivir con la virtud de la paciencia. Cuando se violentan los tiempos la vida nos pasa las facturas, que se tienen que pagar, por impacientes. Esto es muy importante en la salud, en el amor, en el trabajo, en las relaciones y en todos los actos de nuestras vidas.

Con otros pensamientos concluyo para que cada lector saque sus propias conclusiones.

“Siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.  Proverbio árabe

“La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia la debilidad del fuerte”.  Immanuel Kant

“La paciencia tiene más poder que la fuerza”.  Plutarco

“Hay un momento límite en el que la paciencia deja de ser una virtud”.  E. Burke

“Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo”.  San Francisco de Sales.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 748 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.