Jueves, 21 Noviembre 2013 00:00

Venezuela

Valorar este artículo
(1 Votar)

“La obediencia voluntaria siempre es mejor que la forzada”.   Jenofonte (431 A.C. – 354 A.C.).

“Sin concordia no puede existir ni un estado bien gobernado ni una casa bien administrada”.  Jenofonte (431 A.C. – 354 A.C.).

En las tres frases, de hace miles de años, expresadas por los dos filósofos citados se resume la situación de Venezuela.

Unos gobernantes incapaces de gobernar que en estos últimos años con el Presidente Chávez, quizás bien intencionado, inician la decadencia y destrucción de Venezuela, enfrentando y dividiendo a los venezolanos, asesorados por la dictadura más nefasta y larga en su permanencia, la de los Castro en Cuba.

Destruyó el aparato productivo, armó a la población civil con sus milicias, fomentó el caos, la corrupción y un paternalismo que incentivó el facilismo y la vida cómoda de miles de venezolanos con los bonos sin ningún control, para supuestamente, combatir la pobreza que dio como resultado todo lo contrario y solo con el afán, al parecer, de asegurarse la mayoría de votos.

Regaló los ingresos petroleros por su complejo bolivariano, siendo Cuba el mayor receptor del petróleo venezolano a cambio de milicias, médicos y un largo etcétera, que con una mano negra manejan Venezuela desde la oscuridad.

Sumado esto a la creciente inseguridad, el crimen, la droga, la delincuencia para terminar con la devaluación y la inflación, la pérdida de las reservas monetarias y con ello la falta de recursos, la corrupción, el despilfarro y la escasez de todo, que empobrece día a día a los venezolanos. Venezuela está quebrada en lo económico, en lo moral y en lo social.

Pretender que el heredero, Presidente Maduro, a quien se aplica el primer pensamiento “…como es…” y los sucesivos pensamientos que encabezan esta artículo, resuelvan la quiebra es sencillamente un imposible.

El Presidente Maduro, además de no tener el carisma del Presidente Chávez, ya se evidenció “como es”. La constitución que ellos mismo elaboraron, son los primeros en violarla a su conveniencia, destituyen a la asambleísta Maria Corina Machado, violando todos las leyes y procedimientos , pretenden ser demócratas cuando es claro que son una dictadura. La culpa de todo lo tiene Estados Unidos y las derechas, no Cuba y su intervencionismo, ni los comunistas y socialistas del siglo XXI.

Venezuela requiere un giro de 180 grados, un liderazgo que devuelva la paz y concordia entre los venezolanos para que todos en armonía reconstruyan su rico y hermoso país. Envíen de regreso a su tierra los cubanos, pongan freno y control al crimen, la inseguridad, la violencia, corrupción, el despilfarro y los regalos petroleros generados por el complejo bolivariano.

La solución es urgente, no es fácil, pues los egos y las ambiciones hay que dejarlas a un lado para evitar un baño de sangre entre hermanos. Deberán conformar, con la fórmula política más creativa posible, un gobierno de transición, integrado equilibradamente con todas las tendencias para que haga todas la reformas en todos los campos legales, administrativos, militares, policía, etc., para devolver la paz, la justicia, la libertad y los equilibrios que permitan recuperar la economía y la esperanza a los venezolanos.

Una vez restaurados los equilibrios con instituciones no contaminadas ni parcializadas, convocar a las elecciones generales para reencausar Venezuela. Otras soluciones podrían ser violentas y sangrientas o terminar “cubanizando” totalmente a Venezuela.

El espejo de Venezuela debe reflejar a todos los latinoamericanos lo que no debemos hacer, vacunarnos contra el socialismo del siglo XXI y eliminar el odio de clases entre hermanos, entre otros asuntos.

Concluiré compartiendo con los lectores lo que observé en un programa de la televisión de CNN, donde un chavista discutía en la calle con una profesora de la oposición y le decía más o menos en forma resumida:…. Ustedes que tenían todo…. Le contestó la profesora: Ese es el problema, nos dividieron, nos separaron, todos somos Venezuela. Y después de varias exposiciones de cada lado, resumiendo, terminaron dándose un abrazo. Ese es el abrazo que necesita Venezuela, no por pensar diferente deben matarse o ir a prisión.

No se puede hablar de democracia cuando todos los poderes e instituciones del estado los controla un solo partido y gobernante, que además puede cambiar las leyes a su antojo, intereses y caprichos, son dictaduras que tratan de evitar las lluvias de críticas con paraguas de democracia.

Por todo ello nuestra solidaridad con el pueblo venezolano que busca la paz, el fin de las muertes y derramamientos de sangre y la corrección de una situación desesperante y agobiadora.

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 1064 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales