Jueves, 22 Agosto 2013 00:00

La Política de Palabras

Valorar este artículo
(1 Votar)

Esa es la realidad de la política en los actuales momentos en algunos países. Una hemorragia de palabras justamente para ocultar pensamientos, ideas y programas en un caso, o para simular que los tiene en el otro.

Se nos pide elegir en muchos países a nuestros futuros gobernantes en el marco bajo y vulgar de la ofensa, el insulto y la palabrería hueca, vacía y demagógica. Es que acaso debemos elegir entre quienes insultan más, quienes gritan más, quienes dicen más palabras por minuto, pero no concretan ninguna idea o programa o temen hacerlo, no definen un plan de gobierno, no orientan al desorientado ciudadano hacia dónde vamos.

Palabras, palabras, palabras, expresión de mediocridad, afirmación de vacío y falta de autenticidad. Justificación de incapacidad, agresión que manifiesta debilidad.

¡Democracia!, cuantas barbaridades se hacen y dicen en tu nombre. No creo que tengamos una auténtica democracia si hay un fondo de temor, de desconcierto e incertidumbre, como respuesta natural a una falta de definiciones, a una falta de programas concretos, a una sostenida violencia verbal.

Estamos dando nuevas definiciones a la política, en algunos países, entre ellas: política equivale a falta de autenticidad, política es igual a ofensa, agresión verbal y física, política es palabrería sin sentido y promesas que no se cumplen.

Se han permitido afirmar, ciertos políticos, que eso es lo que le gusta al pueblo, que así es como ellos entienden las cosas y así se ganan las elecciones. Ese menosprecio, esa ofensa a los pueblos por parte de quienes aspiran a dirigirlos y gobernarlos debe ser sancionada de alguna manera y debería contemplarse en las leyes y reglamentos electorales como una causal para que, por lo menos a nivel presidencial, se anule o imposibilite una candidatura, que utilice estos bajos procedimientos y denigre de esa manera al pueblo, a los países y a las dignidades a elegirse y todo ello argumentando que es por la democracia.

Algunos países provocan risas, sus personajes y sus políticas que los han llevado a los titulares de la prensa internacional para ser el hazmerreír del mundo.

Los ciudadanos de ciertas naciones deben sentir y vivir la vergüenza ajena, teniendo que aparecer ante el mundo como un país gobernado por actores, expertos en ridiculeces y barbarie política.

Hacemos un llamado más, de los tantos que se han hecho, para elevar el nivel de las contiendas electorales. Pedimos a los candidatos y a los políticos que cambien la manera de hacer política, por el bien de sus países y del mundo.

Que le den altura, clase y respecto por su propio bien y el de sus países. Que no escupan al cielo y tiren piedras a las ventanas del vecino, si su casa es de vidrio.

Por la dignidad y el buen nombre de cada país. Señores políticos ustedes no tienen ningún derecho de ofender a los millones de ciudadanos en cada país y hacerlos vivir y sentir la vergüenza, que algunos de ustedes no sienten, ni tienen.

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 1951 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.